Obras

obras de Carmen Escalona

muerte de Federico

Tus ramas se doblaron pero tu fruto calló en campo abonado. Tus raíces no callaron, fueron creciendo más vivas como manantial que un día brotará bajo el arado. ¿Qué crimen cometiste? ¿Por qué te mataron? ¿Por tus ojos negros? ¿Por tu simpatía o por tu amor privado? Bordaste verdades que otros no decían, tu amor era puro como junco alado y quizá, Federico, por todos estos crímenes a ti te mataron.

muerte-de-Federico

la barraca

Teatro con ruedas, cuantas noches, cuantos días, cuantas risas y cuanto frío por los caminos de España poniendo gran ilusión con la barraca en los pueblos a las gentes de azadón. Gente de pocos reales, poco pan y grandes penas. Con el yugo en el cuello y por harina arena.

la barraca

el piano del rinconcillo

Algunas tardes, tardes lluviosas allí en la bella Granada Lorca dejaba la pluma su mente está muy cansada.

¿Donde irá García Lorca con su pelo tan moreno y su carita lavada?

Va buscando un piano para apaciguar la llama que está quemando su cuerpo y ni el «Aguita» lo apaga.

¡Oh! que bello rinconcillo es el bar de la Alameda, allí está el piano y a su «verita» se sienta.

el piano del rinconcillo

Tita Isabel

Tita Isabel, enséñame a que entre en mi pecho el sentir de la guitarra, igual que siento la lluvia cuando me cae en la cara.

Tita Isabel, enseñame el sonido de las palmas, igual que rompe el viento los pámpanos de la parra.

Por eso tita Isabel, profesora de mi alma yo aprenderé a tocar, a cantar y a hacer palmas, porque como ya te digo todo es posible hoy, aquí, bajo la parra.

tita Isabel

los títeres

Qué contento estoy, prima Aurelia, de ver titeres y cachiporritas. Cuando lleguemos a casa yo seré el guionista de historias de mariposas encantadas, de flores y señoritas. Pero qué pena me da estos pobrecitos niños descalzos y faltos de pan. ¿La gente no se para al ver tanta injusticia? Sí, Federico, se paran, miran y se van. Tienen pan de sobra y calzan botas para montar.

los títeres

el juego de Federico

Dejan todos de jugar abandonan sus juguetes el aro, el tren, las muñecas y sentaditos en el suelo esperan a que él represente cosas inventadas como solía hacer siempre. Su prima Aurelia reía su madre lo acariciaba y hasta los gorrioncillos en sus manos se posaban. Pero hay alguien llorando ¿quien será? Es su criada, sí, su «yaya» pero no llora de pena sino de felicidad y una lágrima se quita con el blanco delantal.

el-juego-de-Federico

el bautizo de Lorca

Qué iglesia más rebonita Nuestra Señora de la Anunciación. Con cuanto amor y alegría fue el bautizo aquella tarde, olían las amapolas y el azahar del limón y hasta se quedó en silencio la paloma y su pichón. ¡Mira el pajarito azul que te voy a retratá! Abre los ojos mi niño y sonriele a mamá que los rosales trepan «pa» poderte contemplar.

el-bautizo-de-lorca

 

Plaza de toros

Esta plaza de toros, hecha de barro y mucha paciencia, es una creación original de Carmen Escalona. Viéndola crecer día a día, meses y años, al fin la vio terminada. De las doce plazas de toros realizados por Carmen, las de Sevilla y Ronda se destacan sobre las demás porque entre su numeroso público puede uno distraerse buscando artistas, políticos, a la reina madre y a sus majestades los reyes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía. El espontáneo que salta la barrera, Tejero que lo persigue o el que ve los toros desde el tejado. Con este trabajo, Escalona quiso distraer a los niños y mayores, ella nunca ha ido a una corrida de toros y si lo ha visto, ha sido en la tele.

– Expuesta en el Convento de Santa María de la Encarnación, Coín, Málaga

– Actualmente está disponible para su venta.

Plaza de Toros de Carmen Escalona … Leer más …