El tren de Coín

el tren de Coin Carmen Escalona

Tenía seis años cuando vi por primera vez el tren de Coín.

Era una mañana fresca de Otoño de 1949. Veníamos muy temprano con el borrico cargado de la costa de Mijas, con las uvas moscatel y las pasas jugosas y dulces como la miel.

Mi padre hacía trueques, con frutas, plantas, o todo lo que se terciara. De él aprendí esta forma de negociar que tan buen resultado me ha dado. ¡Siempre hay buena gente!

Me llevó a la estación a ver el tren de cerca y monté en un vagón. Para mí fue toda una fiesta. Por eso hice este cuadro. Por el recuerdo que en mí se quedó de aquel precioso día.

La obra está hecha con mucho cariño y los materiales más nobles de esta tierra.