¡Así era la vida!

LA escultora Carmen Escalona es una persona emotiva que describe con sus manos (obras) la gente sencilla de los pueblos andaluces con respeto, y un cariñoso humor. También guarda oficios y trabajos casi olvidados, que están en vías de desaparición.

Las generaciones pasadas, con sus trabajos, están particularmente cerca del corazón de Carmen, porque conoce la misma vida, desde su niñez.

Ella tiene numerosos talentos, habilidad, ingenio y lo que es más importante: una mano segura. Es un milagro ver cuando trabaja con barro. Su visión toma forma con consecuencias impresionantes, detallando escenas atractivas y conmovedoras, dándole además un soplo de vida a todas sus obras.

Lilli Koskimies

niños jugando en corrillo